1ª Edición

Viernes 20 Febrero 2015

TÉCNICAS CONSERVADORAS AVANZADAS PARA EL TRATAMIENTO DE LA ONICOCRIPTOSIS

Matrícula Completa

CURSO FINALIZADO

2ª Edición

22 y 23 Mayo 2015

CURSO DE CIRUGÍA UNGUEAL Y TÉCNICAS DE INFILTRACIÓN SOBRE CADAVER

Matrícula en proceso apertura

PRÓXIMAMENTE

 


CÓMO CORTARLE LAS UÑAS DE LOS PIES A TU HIJO

UÑAS BEBE HIJO CORTAR PODOLIVA PODOLOGA OLIVA PODOLOGO CLINICA CORONAVIRUS
Foto @tupodologa

 

Cortarle  las  uñas  de  los  pies  a  nuestros  hijos  puede  ser una  tarea  ardua,  sobre  todo  si  son  niños  nerviosos  y/o  que tengan  un  poco  de  aprensión  a  esta  rutina.  A  ello  se le suma el hecho de que muchas veces  no  tenemos  la certeza  de  si  lo estamos haciendo de manera correcta.

  

A continuación, respondemos a unas de las preguntas más frecuentes  que  nos  realizáis  en  consulta  y  que  os  ayudarán   a tener  la  seguridad  de  que  le  estáis  realizando  un  buen  corte  de las  uñas  de  los  pies. 

 

 

 

¿Qué instrumento necesitamos para cortarlas?

En el caso de los bebés y los niños, el mejor instrumento para cortarle las uñas son las tijeras especiales para niños de punta redonda. 

 

¿Cuándo es mejor cortar las uñas de los pies?

Después del baño, aprovechando que el niño está más tranquilo y las uñas más reblandecidas. El corte molestará menos. En el caso de los bebés o niños más pequeños, podemos aprovechar también cuando estén durmiendo, siempre y cuando no se despierten con facilidad, o mientras están comiendo y les distraemos con otra actividad, por ejemplo, un juguete. Se trata de evitar en la medida de lo posible los movimientos inesperados. 

 

¿Con qué frecuencia se deben de cortar?

El crecimiento de las uñas de los pies es mucho más lento que el de las uñas de las manos. Mientras las uñas de las manos se cortan una vez a la semana o cada 15 días (según el ritmo de crecimiento de cada niño), las uñas de los pies deben cortarse una vez al mes o mes y medio (también según ritmo de crecimiento). Una mayor frecuencia de corte puede predisponer a que la uña del pie se encarne por un corte excesivo de la misma. 

 

¿Cómo debemos cortarlas?

Debemos sujetar el dedo con firmeza para evitar movimientos inesperados, pero nunca a la fuerza. Si el niño está muy nervioso o intranquilo llegando incluso a llorar, es mejor aplazar el corte de las uñas para otro momento.  Es aconsejable presionar un poco la yema de los dedos hacia abajo para cortar con mayor seguridad la parte de la uña que sobresale. El corte debe seguir la línea natural del crecimiento de las uñas. A diferencia de las uñas de las manos, en los pies el corte de las uñas debe ser recto, sin redondear excesivamente los extremos, con el fin de evitar que las uñas puedan encarnarse por la compresión del calzado. Hay que evitar cortar excesivamente las uñas de los pies. En los niños, las uñas se caracterizan por estar muy adheridas al tejido, por lo que un corte muy acusado puede lesionarles y generar dolor por la exposición del tejido de debajo de la uña.

 

Una vez finalizado el corte, debemos comprobar que no quede ninguna porción de uña que pueda lesionar (pinchar, hacer una herida al dedo contiguo…) por un corte irregular. De ser así, deberemos proceder a eliminar la arista con la tijera. No es aconsejable limar las uñas de los niños.  Para muchos padres es mucho más práctico limar las uñas en vez de cortarlas. Tenéis más seguridad de que no le vais a lesionar y además evitáis que el niño se ponga nervioso. Sin embargo, las uñas de los niños son más finas, frágiles y quebradizas que las de los adultos y, por tanto, un limado excesivo puede contribuir a que se rompan con mayor facilidad. 

 

Dra. María Benimeli

Podóloga

 

YA ESTÁN AQUÍ LAS FALLAS. ¿ELEGIMOS CALZADO PARA IR A VISITARLAS?

Estamos a pocos días para que empiece una de las festividades más importantes para los valencianos y valencianas. Las calles de Valencia y de nuestras localidades se llenarán de música, luces y espectáculos que invitan a pasear y a disfrutar de la fiesta.

Es durante esos días cuando nuestros pies recorrerán un auténtico maratón por las ciudades visitando los monumentos falleros, las mascletás, las verbenas y los castillos, entre muchas otras actividades. Las caminatas y pasar mucho tiempo de pie es algo inevitable para quien quiera disfrutar de esta fiesta. ¿Vas a dejar que algún problema en los pies por elegir un mal calzado te estropee tu tour fallero?

  

En este post te traemos unos consejos útiles sobre cómo elegir el calzado más adecuado para dichos días:

  •  El calzado debe ser cómodo y flexible. Hay que evitar utilizar zapatos de puntera estrecha que puedan comprimir la zona de los dedos.
  •  De materiales naturales, como la piel, para favorecer la transpiración. Es importante prevenir el exceso de sudoración para evitar la fricción y la formación de ampollas.
  • Debemos evitar suelas rígidas y finas. Pueden favorecer la aparición de una metatarsalgia (dolor en la zona anterior de la planta de los pies) por el traumatismo que recibe el pie.  Las suelas rígidas no ofrecen ningún tipo de amortiguación, mientras que las suelas finas no proporcionan protección frente a las irregularidades del terreno. Se aconseja una suela de goma u otros materiales flexibles y antideslizantes.
  • También debemos evitar las suelas totalmente planas para evitar la sobrecarga de los talones cuando estemos mucho tiempo de pie. Por el contrario, no es aconsejable utilizar un tacón excesivamente alto. La altura máxima recomendable oscila entre los 3-4 cm.
  • Es importante que el zapato sujete bien el pie sin presionar excesivamente. Las botas, botines, zapatos con el empeine alto o zapatos acordonados cumplirían con este requisito. La sujeción del pie es fundamental para controlar el gasto energético y muscular que realiza el pie al caminar, y ayuda a prevenir la posibilidad de desarrollar una fascitis plantar tras varias horas caminando. En este sentido, es importante no utilizar un calzado que nos venga grande u holgado.
  • El contrafuerte (parte posterior del zapato) debe estar reforzado, pero sin ser excesivamente duro. Ello podría generarnos molestias en el tendón de Aquiles.
  • No es recomendable estrenar zapatos si tenemos pensado caminar durante muchas horas o permanecer mucho tiempo de pie. Tampoco es aconsejable elegir para ello unos zapatos que hace tiempo que no hemos utilizado.
  • Es aconsejable cambiar de zapato al menos en una ocasión a lo largo del día. De esta manera modificamos los puntos de roce o presión que el calzado realiza sobre el pie y prevenimos la formación de roces o ampollas.
  • La elección de los calcetines también es un factor a tener en cuenta. Deben ser sin costuras, para evitar rozaduras, y de materiales transpirables (como el lino o algodón) para favorecer la transpiración. Hay que evitar el uso de materiales muy calurosos (lana) o sintéticos (calcetín de media) ya que pueden favorecer la aparición de una dermatomicosis (infección por hongos en la piel). También es importante que el borde superior del calcetín no comprima excesivamente la pierna para evitar en la medida de lo posible la hinchazón de pies.

 

 

Finalmente, no puedo acabar este post sin remarcar la importancia que tiene el acudir a tu podólogo/a con antelación para revisar tus pies. Ello le permitirá detectar posibles factores de riesgo (durezas, callosidades, uñas encarnadas, etc) y ofrecerte una solución antes de que el problema se pueda agravar después de las largas caminatas.

 

 

Y ahora sí...a disfrutar de las Fallas!!

 

 

 

 

 

 

Dra. María Benimeli

Podóloga

MI HIJO SE CANSA AL CAMINAR. ¿DEBO PREOCUPARME?

Sois muchos los padres y madres que acudís a la consulta preocupados porque habéis observado que vuestro hijo o hija, a pesar de que no se queja especialmente de dolor de pies, presenta más cansancio de lo habitual, sufre caídas o tropiezos frecuentes, e incluso tiene menos ganas de practicar deporte, especialmente actividades físicas que conlleven cierto grado de competición.

 

 

niño cansado dolor de pies podologia infantil pedriatria oliva
Foto @tupodologa

¿Cuál puede ser el motivo de estos síntomas?

El principal motivo suele ser la presencia de un PIE PLANO VALGO. Es un trastorno de la alineación que conlleva que el niño, al estar de pie, presente un descenso muy marcado del arco plantar, pudiendo  incluso llegar a contactar con el suelo. Esta mala alineación provoca que la parte interna del pie caiga hacia dentro y que el niño/a apoye los pies sobre la parte interna del talón (valgo de talón).

Se considera que el pie plano es FLEXIBLE cuando, al pedirle al niño/a que se ponga de puntillas, desaparece el valgo de talón y se configura el arco del pie. Este tipo de pie es normal hasta los 3 años de edad. A partir de esta edad, el incremento de la actividad física del niño/a favorece el desarrollo de la musculatura intrínseca del pie y a su vez, la formación del arco plantar, que debe empezar a ser evidente a partir de los 4 años. El movimiento de valgo, a su vez, debe ir reduciéndose progresivamente.

 Si por el contrario no desaparece el valgo del talón ni se configura el arco del pie al ponerse de puntillas, podríamos estar ante un pie plano RÍGIDO patológico. Por suerte, este último tipo de pie plano es muy poco frecuente.

Los síntomas de cansancio se deben a que el movimiento en valgo que hace el pie (caída hacia dentro) durante su apoyo, ocasiona que el pie no pueda bloquearse adecuadamente durante la fase de propulsión. Esto a su vez conlleva un mayor gasto energético de la musculatura para intentar estabilizar el pie.

¿Cómo podemos ayudar?

El deporte (correr, saltar, trepar, ir en bicicleta, etc…) no sólo previene la obesidad infantil (enemiga del valgo de tobillos y de rodillas). También ayuda a potenciar la musculatura intrínseca y extrínseca del pie. El primer tipo de musculatura juega un papel importante en el desarrollo del arco plantar. La musculatura extrínseca ejerce un control sobre valgo de talón y la caída hacia dentro del pie. Caminar por terrenos irregulares, como son la arena de playa y los senderos de montaña, también ayuda a potenciar ambos tipos de musculatura. 

El calzado también es un factor clave a tener en cuenta para intentar disminuir el valguismo. Es importante que sujete correctamente el pie (zapato con velcro o acordonado), que sea de suela flexible y antideslizante, y que tenga el contrafuerte (parte trasera del zapato) rígido.

 

¿Cuándo me tengo que preocupar?

Debéis consultar a vuestro podólogo si vuestro hijo o hija presenta alguno de estos signos:

  • Se queja de dolores en las piernas y/o pies (generalmente rodillas y/o tobillos) sin tener una lesión traumática previa. El dolor aparece sobre todo durante la práctica deportiva y al finalizar la misma.
  • Siente cansancio precoz: tiene necesidad de parar de caminar tras haber recorrido un trayecto corto, o necesidad de sentarse tras estar un rato de pie.
  • Pide que lo tomes mucho en brazos, pese a tener más de tres años.
  • Tropieza con frecuencia (signos de torpeza al caminar).
  • Presenta callosidades en los pies (las callosidades aparecen en puntos de presión por una mala distribución de las cargas y un aumento de presiones. Son indicativas de un mal apoyo, especialmente en niños).
  • Desgasta excesivamente la parte interna del talón o desboca el zapato en la zona del arco plantar (parte interna del pie).
Leer más

Bienvendos al blog de @tupodologa

 

 

 

 

 

 

Durante mucho tiempo llevo planteándome escribir un blog. El motivo de ello, todas las preguntas, curiosidades y preocupaciones que tienen mis pacientes acerca del cuidado del pie, y que difícilmente se pueden abordar en pocos minutos y en plena consulta. 

 

 

El centro PodOliva abrió sus puertas en el año 2008 (Oliva). Actualmente, somos tres profesionales de la podología los que día a día intentamos dar respuestas terapéuticas a los problemas que presentan nuestros pacientes.  

Para ello, disponemos de una gran especialización en diferentes ámbitos: podología deportiva y biomecánica del pie, podopediatría, podogeriatría, cirugía podológica, dermatología, pie diabético, y estudio radiológico del pie. A lo largo de nuestra experiencia profesional, hemos podido observar que son muchas las dudas que tienen los pacientes acerca del cuidado básico del pie. Numerosos padres y madres nos preguntan cuál es la edad adecuada para que el podólogo revise por primera vez los pies de sus hijos,  cómo deben cortar correctamente las uñas de su bebé, o cómo deben elegir el calzado correcto según la actividad y  la edad del niñ@. Del mismo modo, infinidad de deportistas han pedido consejo para escoger con responsabilidad sus zapatos para practicar deporte y dejar atrás problemas relacionados con un calzado inapropiado. También han mostrado mucho interés sobre las preguntas: ¿Soy supinador, o pronador?, ¿Por qué me duelen los pies al terminar de correr?, ¿Es necesario utilizar plantillas personalizadas? ¿Cada cuanto debo revisar las plantillas?. Estas y muchas otras cuestiones (cómo debo cortarme las uñas pera evitar que se claven, cómo puedo prevenir la aparición de hongos en los pies, cómo puedo prevenir que se forme un juanete, etc.) son las que me han motivado a empezar este blog. No sólo para dar respuesta a la demanda de los pacientes que nos visitan en el día a día, sino también a tod@s aquell@s personas que en algún momento de sus vidas, puedan interesarse  o necesitar alguno de nuestros consejos de salud.

 

 Los podolog@s, somos los especialistas en el pie y sus afecciones, por ello, debemos promover  la salud y el cuidado del pie en cada una de nuestras actuaciones. 

 

Dra. María Benimeli

Podóloga

 

 

Sintiéndolo mucho, no podré resolver ni atender cuestiones médicas ni personales por mail. En ese caso tenéis a vuestro podólog@ de confianza que es quien mejor conoce vuestros pies.